¡Padre mío, padre mío, carro de Israel y su gente de a caballo!

Nos vamos a ir en paz, ¿Quiere cantar?, el 345 para terminar nuestra reunión.
Dice: Es el tiempo de la siega y tú sin vacilar
Declarando con holgura: no hay que trabajar
Mientras tanto que el Maestro te vuelve a llamar;
Joven, joven, ven, trabaja ya.

¿Amen?
Gloria a Dios
Pero está noche el Señor te llama, para que vayas a cumplir la gran comisión
Y será la felicidad más grande de tu vida
Y me vas a ayudar a cortar aquí la siega
Y vamos a atar el trigo en manojos y va a ir a granero
Y vas a ganar juntamente conmigo salario para vida eterna
Gloria a Dios, que Dios nos bendiga
Amén, vamos

Palabras de nuestro Obispo Carlos San Martín, fundador de la Iglesia Unida Metodista Pentecostal.

Anuncios