¡TODO ESTÁ BIEN!

El Espíritu Santo previene a Israel: “Porque yo sé que después de mi muerte, ciertamente os corromperéis y os apartaréis del camino que os he mandado; y que os ha de venir mal en los postreros días, por haber hecho mal ante los ojos de Jehová, enojándole con la obra de vuestras manos.” (Dt. 31:29)

Hoy, el Espíritu Santo previene a los pastores, por medio del apóstol Pablo, respecto a la incursión de lobos rapaces en el seno de la iglesia, diciendo: “Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al rebaño.” (Hchs 20:29). Y Pedro nos recuerda: “Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras,…” (2ª P. 2:1ª). Por lo tanto, esto no es nada nuevo ni sorprendente, sino una de las permanentes estrategias de Satanás en su intento por destruir la iglesia de Jesucristo.

Sigue leyendo