IGUALDAD DE GÉNERO EN LA IGLESIA DEL SEÑOR

No vestirá la mujer traje de hombre, ni el hombre vestirá ropa de mujer; porque abominación es a Jehová tu Dios cualquiera que esto hace (Dt. 22:5)

¡Dios prohíbe a la mujer enseñar y ejercer autoridad sobre el varón! (1ª Ti. 2:12). Sin embargo, los líderes de las organizaciones religiosas les han conferido esta facultad, vistiéndolas con traje (cargo, posición, ministerio, etc.) de hombre (Dt. 22:5) y oficializan o “legalizan” estas viles investiduras en sus “estatutos” que priman sobre la Biblia, estatutos cuya validez esta dada por la mayoría democrática de sus miembros que sintonizan con el feminismo de este mundo y que, definitivamente, no están elaborados en conformidad a las Sagradas Escrituras.

INTRODUCCIÓN

¿Pueden los verdaderos cristianos ver el desvarío de la iglesia y permanecer en silencio sin denunciar sus abominaciones? Y, “Si el león ruge, ¿quién no temerá? Si habla Jehová el Señor, ¿quién no profetizará?” (Amós 3:8)

Jesucristo afirma en las Sagradas Escrituras que, cada vez que Dios envió un mensaje a su pueblo, el mensajero fue agredido sin misericordia: “¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas, y apedreas a los que te son enviados! ¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina junta sus polluelos debajo de las alas, y no quisiste!” (Mt. 23:37; Lc. 13:34) “¿A cuál de los profetas no persiguieron vuestros padres?” (Hechos 7:52)

Jeremías profeta, dice: “Porque cuantas veces hablo, doy voces, grito: Violencia y destrucción; porque la palabra de Jehová me ha sido para afrenta y escarnio cada día.” (Jer. 20:8). La violencia del pueblo contra él al oír el mensaje divino, lo llevó a cuestionar el cumplimiento de la encomienda, y pensó: “no me acordaré más de él, ni hablaré en su nombre;…” (Jer. 20:9). Además, ¿qué propósito tenía llevar a cabo el mandato, cuando Dios mismo le había revelado?: “Tú, pues, les dirás todas estas palabras, pero no te oirán; los llamarás, y no te responderán.” (Jer. 7:27); por lo tanto, desertar del encargo, pensó, le aliviaría de los males que le ocasionarían los oidores del mensaje.

“No obstante – al contemplar la nefasta y continua conducta de los reyes, los sacerdotes y los escribas – exclamó: había en mi corazón como un fuego ardiente metido en mis huesos; traté de sufrirlo, y no pude.” (Jer. 20:9). Conmovido por el Espíritu Santo el profeta no se podía resistir a entregar la advertencia sobre los males que vendrían si el pueblo continuaba en desobediencia, mientras los falsos profetas estimulaban al pueblo con lisonjas anunciando solo cosas halagüeñas (Is. 30:10). ¿Pueden los verdaderos cristianos ver el desvarío de la iglesia y permanecer en silencio sin denunciar sus abominaciones? Y, “Si el león ruge, ¿quién no temerá? Si habla Jehová el Señor, ¿quién no profetizará?” (Amós 3:8)

01

“A ti, pues, hijo de hombre, te he puesto por atalaya a la casa de Israel, y oirás la palabra de mi boca, y los amonestarás de mi parte.” (Ez. 33:6-7); “…; y oirán tus palabras, pero no las pondrán por obra. Pero cuando ello viniere (y viene ya) [el juicio], sabrán que hubo profeta entre ellos.” (Ez. 33:30-33)

En definitiva, Jeremías, recapacitó: “Mas Jehová está conmigo como poderoso gigante; por tanto, los que me persiguen tropezarán, y no prevalecerán; serán avergonzados en gran manera, porque no prosperarán; tendrán perpetua confusión que jamás será olvidada.” (Jer. 20:10-11). Y Pedro el apostol, dice: “¿Y quién es aquel que os podrá hacer daño, si vosotros seguís el bien? Mas también si alguna cosa padecéis por causa de la justicia, bienaventurados sois. Por tanto, no os amedrentéis por temor de ellos, ni os conturbéis, sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros; teniendo buena conciencia, para que en lo que murmuran de vosotros como de malhechores, sean avergonzados los que calumnian vuestra buena conducta en Cristo.” (1ª P. 3:13-16)

VICIOS CONTRA NATURALEZA

“Como en todas las iglesias de los santos, vuestras mujeres callen en las congregaciones; porque no les es permitido hablar, sino que estén sujetas, como también la ley lo dice. Y si quieren aprender algo, pregunten en casa a sus maridos; porque es indecoroso que una mujer hable en la congregación. La mujer aprenda en silencio, con toda sujeción. Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio.” (1ª Co. 14:33a-35; 1ª Ti. 2:12) “No vestirá la mujer traje de hombre, ni el hombre vestirá ropa de mujer; porque abominación es a Jehová tu Dios cualquiera que esto hace. (Dt. 22:5)

Los seres humanos siempre han sido confrontados con la verdad de Dios y el engaño del diablo: “…os he puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición…” (Dt. 30:19), sin embargo, como ayer en el jardín del Edén, hoy la mujer ha sido engañada y motivada para actuar en forma independiente, ignorando el mandamiento, y el hombre no ha sabido protegerla, por el contrario, se ha convertido en su cómplice, siendo ambos arrastrados a la ruina.

En estos días, como al principio, la serpiente es el “feminismo”. Los diccionarios rezan y definen el feminismo como “doctrina o movimiento que tiende a conceder a la mujer derechos reservados hasta ahora a los hombres…”, corriente de pensamiento que declara que los instintos biológicos naturales impuestos por Dios a la mujer, fueron “inventados” por un sistema hetero-patriarcal, de acuerdo a una cultura judeo-cristiana.

La lucha de clases que propone esta ideología es la “reivindicación de los derechos femeninos” que le han sido arrebatados por una cultura machista, y un supuesto dios, como ha declarado la Obispo Gloria Rojas (IELCH): “yo me puedo vestir como quiera y me puedo pintar como quiera y puedo hablar lo que quiera, no me pueden culpar por eso.” (http://oge.cl/pastora-luterana-gloria-rojas-la-mujer-tiene-la-decision/)

Afirman, las feministas: “El cuerpo de las mujeres es el territorio sobre el cual se ha erigido el patriarcado” (Adrienne Rich) y, aseguran: “El ‘instinto materno’, el invento más rentable del patriarcado.” (Lydia Zárate)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Lo cierto es que el feminismo es la estrategia de Satanás para destruir la esencia de la mujer, atentar contra la familia y, el objetivo más profundo y más temerario: la destrucción del cristianismo. Esta ideología perversa incita a la mujer a la “libertad” del patriarcal yugo opresor del matrimonio, colocándolas en una posición en contra de los hombres y en contra de la maternidad. Además, pretende crear una población de individuos egoístas en la que el hombre y la mujer no son complementarios sino rivales, luchando por dominar las mismas áreas anulando, de esta manera, a ambos sexos y las consecuencias son: hombres cada vez más femeninos y mujeres cada vez más masculinas.

El feminismo acompaña al sexismo, (marxismo que cambia la lucha de clases por guerra de sexos), fomentando el odio hacia el hombre, acusándolo de homicida (#ni una menos) y denigrándolo al punto de querer destruirlo. El hombre ya no es más el protector (Ef. 5:25; Col. 3:19; 1ª P. 3:7), y la mujer ya no es más la ayuda idónea… ella también merece “realizarse” de manera independiente en las mismas áreas del varón.

Además, el feminismo, las torna crueles y despiadadas al reducir su sexualidad solo a las relaciones íntimas, despojándolas de toda su maravillosa sexualidad única, “exclusiva de la feminidad”, y que abarca todo el proceso de la vida: la concepción, el embarazo, el parto, la lactancia y la crianza en base a su instinto maternal. El feminismo les ofrece a cambio el aborto (asesinato de sus propios hijos) bajo la consigna… “yo decido”. Obispo Gloria Rojas (IELCH): “las iglesias deben estar abiertas a escuchar, a acompañar a las mujeres que tienen que tomar una decisión de esa naturaleza y no condenar. La mujer tiene la decisión”. (http://oge.cl/pastora-luterana-gloria-rojas-la-mujer-tiene-la-decision/)

Así las cosas, los impulsores de esta filosofía se abalanzan sobre nuestros hijos para asesinarlos en el vientre materno y a los sobrevivientes conducirlos, mediante un sistema educacional sodomita, a la aceptación de esta ideología igualitaria, ya que el feminismo es abandono de los hijos, ya que mientras la mujer está ocupada compitiendo con el hombre en áreas masculinas, el cuidado maternal es reemplazado “por centros educativos” de adoctrinamiento conforme al “modelo mundial” (Nicolás tiene dos papás http://www.biobiochile.cl/noticias/2014/10/26/lee-aqui-el-libro-nicolas-tiene-2-papas.shtml )

EL ROL DEL HOMBRE Y LA MUJER FUERON DESIGNADOS POR DIOS ANTES DE LA CAIDA

El rol que debe desempeñar el hombre y la mujer en el ámbito social, cultural y espiritual, fueron establecidos por Dios en el principio, antes de la caída. La jerarquización fue impuesta por Dios antes del pecado, y no después, por ser necesaria para el orden. Sin embargo, a causa del pecado, reina el desorden, la ambigüedad y la confusión, porque hombres y mujeres, bajo la influencia del feminismo, pretenden constantemente “modificar” el modelo divino, a fin de establecer uno más “igualitario, inclusivo y equitativo”.

El elemento unificador y complementario entre el hombre y la mujer está en el respeto al soberano mandamiento divino que regula el orden social y natural y que señala, con espléndida luz, la jurisdicción otorgada a cada criatura y de ninguna manera puede ser modificado, “No vestirá la mujer traje de hombre, ni el hombre vestirá ropa de mujer; porque abominación es a Jehová tu Dios cualquiera que esto hace.” (Dt. 22:5) y, el término abominación manifiesta lo repugnante que es para Dios quién transgrede este precepto o lo altera de cualquier manera.

Ya en el cielo el Lucero hijo de la mañana se envileció al no guardar su dignidad y pretender subir al estrado de Dios, como relatan las Sagradas Escrituras: “Tú que decías en tu corazón: (…) subiré, y seré semejante al Altísimo. (Is. 14:13-15). El deseo de esta criatura responde a la insatisfacción con la autoridad y competencia que Dios le asignó; él “quiso más”. Su vergonzosa conducta lo llevó a recibir en sí mismo la retribución debida a su extravío, como dice la Biblia: “Y a los ángeles que no guardaron su dignidad, – esto es, que no se mantuvieron en el ámbito de acción que les fue conferido – sino que abandonaron su propia morada, los ha guardado bajo oscuridad, en prisiones eternas, para el juicio del gran día;…” (Judas 1:6)

Luego, Satanás sembró este perverso sentimiento de usurpación en la mujer, diciéndole: “… ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto? Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer; pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis. Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal. (Gn. 3:1-5).

Satanás aseguró que Dios mentía al afirmar que Eva y Adán morirían por desobedecer y contraatacó, diciendo: No moriréis;… y seréis como Dios. La mujer cuestionó a Dios, circunstancia que la llevó a asumir un sitial que no le correspondía (1ª Ti. 2:12) y, así fue quebrantado el orden de autoridad establecido por el Espíritu Santo. Como hasta hoy dicen hoy las feministas: “La heterosexualidad provoca daños en la mujer” (https://gaceta.es/noticias/heterosexualidad-herramienta-politica-15062015-1352/).

Ahora, no debemos ver en este engaño de Satanás a la mujer como el eslabón más débil, más bien se trata que la mujer ha sido puesta como el corazón de la familia, ya que las tareas asignadas por Dios a ella son las de madre y esposa, criando a las nuevas generaciones y cuidando del hogar, sujetas a sus maridos. Por lo tanto, el hombre debe protegerla y proveerle para sus necesidades y la de los hijos, con amor sacrificial (Ef. 5:24-25; Col. 3:18-19) y, evitando que caiga en la trampa del diablo… el feminismo.

Pero, a pesar de las advertencias divinas, vemos como Satanás introduce la mentira [el feminismo] en la iglesia organizada, disimulada en un seductor discurso sobre el liderazgo femenino, también conocido como “la restauración del ministerio de la mujer” (feminismo en su forma “cristiana”), concepto empleado por los falsos enseñadores para motivar a la mujer a dar la espalda a lo que Dios dice categóricamente en su palabra, encaminándola hacia la perversión de su naturaleza. Esta semilla podrida germina rápidamente en el corazón de aquellas “mujeres oprimidas” y obreros fraudulentos con un “criterio más amplio e inclusivo”.

Dios decreta: “Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio” (1ª Ti. 2:12); un mandamiento tan simple como el primero entregado a Adán, que fue: “De todo árbol del huerto podrás comer; mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.” (Gn. 2:16-17). Y, aunque no hay retos de interpretación en ellos y cualquier neófito los comprendería, el hombre, voluntariamente, transgrede ambos.

DIOS PROHÍBE A LA MUJER ENSEÑAR Y EJERCER AUTORIDAD SOBRE EL VARÓN

¡Dios prohíbe a la mujer enseñar y ejercer autoridad sobre el varón! (1ª Ti. 2:12). Sin embargo, los líderes de las organizaciones religiosas les han conferido esta facultad, vistiéndolas con traje (cargo, posición, ministerio, etc.) de hombre (Dt. 22:5) y oficializan o “legalizan” estas viles investiduras en sus “estatutos” que priman sobre la Biblia, estatutos cuya validez esta dada por la mayoría democrática de sus miembros que sintonizan con el feminismo de este mundo y que, definitivamente, no están elaborados en conformidad a las Sagradas Escrituras.

Ante la porfía del hombre, el Espíritu Santo, exclama: “… vuestras mujeres callen en las congregaciones; porque no les es permitido hablar, sino que estén sujetas, como también la ley lo dice”. Pero, “algunos hombres han entrado encubiertamente, los que desde antes habían sido destinados para esta condenación, hombres impíos, que convierten en libertinaje la gracia de nuestro Dios, y niegan la soberanía de Dios, y el señorío de Jesucristo” (Judas 1:4) y que, tomando potestad sobre la iglesia organizada, persisten en auto-arrogarse autoridad para ordenar mujeres, “desprecian el señorío. Atrevidos y contumaces, no temen decir mal de las potestades superiores, mientras que los ángeles, que son mayores en fuerza y en potencia, no pronuncian juicio de maldición contra ellas delante del Señor. Pero éstos, hablando mal de cosas que no entienden, como animales irracionales, nacidos para presa y destrucción, perecerán en su propia perdición.” (2ª P. 2:10-12)

Como consecuencia de su extravío, en muchas organizaciones religiosas, los hombres se están sentando cómodamente a contemplar como las mujeres predican la Palabra y dirigen la iglesia convirtiéndose en los complacientes y modernos “Adánes”. Hombres pusilánimes que, sin temor, permiten que sus mujeres se perviertan y envilezcan en las congregaciones asumiendo un rol que el Espíritu Santo les ha prohibido. “…porque es indecoroso que una mujer hable en la congregación” (1ª Co. 14:35).

Sí, es una vergüenza. “La vergüenza es la incómoda reflexión de la mente sobre un hecho indecente cometido.” (Matthew Henry). ¿Qué será más indecente que una mujer abandone su dignidad?

“…porque es indecoroso que una mujer hable en la congregación” (1ª Cor. 14:35).“ (1ª Cor. 14:35).

IGUALDAD DE GÉNERO EN EL SACERDOCIO

En el capítulo 12 del libro de Números, María, hermana de Moisés, encabeza una violenta rebelión feminista por la “igualdad de género en el sacerdocio”.  María se rebela en contra del sistema hétero-patriarcal impuesto por Moisés y, en este abominable propósito, es apoyada por Aarón, hombre pusilánime y falto de carácter que ya había demostrado su debilidad frente al pueblo, ante la ausencia de Moisés, al “componerles un culto de excelencia” en el monte Sinaí (El becerro de oro, Éx. 32), actitud que manifiesta el carácter actual de los “modernos líderes” que están más interesados en su popularidad, en demostrar su modernidad y que solo buscan dar “gusto” al pueblo antes que agradar a Dios guardando sus mandamientos, “Porque dicen ellos: No nos ve Jehová; Jehová ha abandonado la tierra.” (Ez. 8:12)

“¿Solamente por Moisés ha hablado Jehová? ¿No ha hablado también por nosotros?” (Nm. 12:2)

María, sabiamente ubicada por la divinidad como la gestora y cabeza de este levantamiento, buscaba la igualdad de género en el ministerio bajo la consigna: “¿Solamente por Moisés ha hablado Jehová? ¿No ha hablado también por nosotros?” (Nm. 12:2). Esto nos recuerda un típico razonamiento evangélico moderno: “…he sido muy bendecido por ministras que hablan desde el púlpito…”. Como María no entienden que no es asunto de “saber hacerlo”; la cuestión es contar con divina autorización.  La respuesta divina a esta impertinencia no se hizo esperar: “… y he aquí que María estaba leprosa como la nieve; y miró Aarón a María, y he aquí que estaba leprosa.” (Nm. 12:9-10).
¿No se dan cuenta estos líderes progresistas de mente abierta que están exponiendo a sus mujeres a la ira de Dios?  ¿Habrán leído acerca de Nadab y Abiú y su ministración fuera de lugar? (Lv. 10) ¿Acaso no recuerdan lo que aconteció al rey Uzías, por su intromisión en el sacerdocio? (2ª Cr. 26:19-20). Y esta conducta de feminización del ministerio está tomando gran auge y aceptación por las cúpulas que dirigen las iglesias, como lo ilustramos con un pequeñísimo ejemplo:

Además, casi la totalidad de estas congregaciones han aceptado: la homosexualidad como moralmente válida, el aborto como un derecho donde “la mujer elige”, el matrimonio igualitario (homosexual) y la ordenación de mujeres y de homosexuales.

“¿Solamente por Moisés ha hablado Jehová? ¿No ha hablado también por nosotros?” (Nm. 12:2)“¿Solamente por Moisés ha hablado Jehová? ¿No ha hablado también por nosotros?” (Nm. 12:2)

Los defensores del “ministerio igualitario” alegan que lo acontecido a María fue por haber hablado en contra de Moisés pero, “Si alguno se cree profeta, o espiritual, reconozca que lo que os escribo son mandamientos del Señor.” (1ª Co. 14:37) “Vuestras mujeres callen en las congregaciones; porque no les es permitido hablar, sino que estén sujetas, como también la ley lo dice.” (1ª Co. 14:34).

Las pretensiones de María eran “empoderarse”, que hoy en día habla básicamente del poder que una mujer necesita controlar, arrebatar, para conseguir “sus derechos”, levantar su estandarte de autonomía e independencia, poder y sus derivados, en todo semejantes al hombre.

¿ESTARÁ CADUCA LA BIBLIA?

La ley divina que estamos considerando, no responde a meras influencias culturales como algunos aseguran… “es que era la costumbre de aquellos tiempos”; relativizando, de esta manera, las Sagradas Escrituras. Estas son leyes eternas ya que Dios estableció el orden en todas las cosas y ámbitos desde la creación misma.

Las diferencias y los planos de jurisdicción de cada criatura fueron establecidos en el momento mismo en que la raza humana fue definida como hombre y mujer y, de esta manera, cualquier factor que altere dicha distinción debe ser totalmente rechazada por los verdaderos creyentes. ¡Dios es el que determinó los límites para cada uno!… no se eligen. “¿No habéis leído que el que los hizo al principio, varón y hembra los hizo,…?” (Mateo 19:4)

Las diferencias y los planos de jurisdicción de cada criatura fueron establecidas en el momento mismo en que la raza humana fue definida como hombre y mujer

¿PORQUÉ LA MUJER ESPIRITUAL NO QUIERE PONERSE EN EL LUGAR DEL VARÓN?

La mujer espiritual, de ninguna manera, desea ponerse en el lugar del varón, sino que procura, interna y externamente, sujetarse a su marido y reservarse para la función que DIOS le ha designado dentro de la iglesia, no porque “era inapropiado en los tiempos del apóstol Pablo” sino, porque escrito está:

  1.  Porque Cristo es la cabeza de todo varón, y el varón es la cabeza de la mujer (1ª Corintios 11:3).
  2.  Porque el varón no procede de la mujer, sino la mujer del varón (1ª Corintios 11:7).
  3.  Porque el varón es imagen y gloria de Dios, y la mujer gloria del varón (1ª Corintios 11:8).
  4.  Porque el varón no fue creado por causa de la mujer, sino la mujer por causa del varón (1ª Corintios 11:9).
  5.  Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio. (1ª Timoteo 2:12)
  6. Porque Adán fue formado primero, después Eva (1ª Timoteo 2:13).
  7. Porque Adán no fue engañado, sino que la mujer, siendo engañada, incurrió en transgresión (1ª Timoteo 2:14).
  8. Por causa de los ángeles (1ª Corintios 11:10).
  9. Porque también la ley lo dice (1ª Corintios 14:34)
  10. temen decir mal de las potestades superiores (2ª P. 2:10)
  11. Porque abominación es a Jehová tu Dios cualquiera que esto hace (Dt. 22:5).
  12. La lista sigue…

Así como la lepra de María fue la evidencia de la reprobación divina, así también es manifiesto el agrado de Dios por Asa, rey de Judá, por su justo proceder contra el feminismo, de lo cual leemos en el primer libro de Reyes capítulo 15: “Asa hizo lo recto ante los ojos de Jehová, como David su padre.”.

Nos narra el Espíritu Santo, sobre el rey Asa: “Y reinó cuarenta y un años en Jerusalén; el nombre de su madre fue Maaca, hija de Abisalom. Asa hizo lo recto ante los ojos de Jehová, como David su padre.  Porque-

  • quitó del país a los sodomitas, y quitó todos los ídolos que sus padres habían hecho. También
  • privó a su madre Maaca de ser reina madre, porque había hecho un ídolo de Asera. Además deshizo Asa el ídolo de su madre, y lo quemó junto al torrente de Cedrón.” (1ª R. 15:10-13)

TRAVESTISMO RITUAL

El rey Asa, rechazó el travestismo del ritual, que es la acción de vestirse una persona con ropa propia del sexo contrario o asumir un rol en el ministerio distinto al que le compete como hombre o mujer, como también la ley lo dice: “No vestirá la mujer traje de hombre, ni el hombre vestirá ropa de mujer; porque abominación es a Jehová tu Dios cualquiera que esto hace.” (Dt. 22:5)

En primer lugar el rey Asa “quitó del país a los sodomitas”. Y esto no hace referencia solo a la conducta abominable de los hombres que se encienden en su lascivia hombres con hombres o vestirse ropas de dudosa sexualidad sino, especialmente, a la conducta ambigua del hombre en la asunción del rol que en el culto le corresponde y a su actitud complaciente y promotora de ministerios femeninos. Por tanto, los hombres que no asuman su lugar y deber dentro del ministerio de enseñar y ejercer autoridad, cediéndolo a las mujeres, deben ser marginados de esta dignidad.

El rey Asa, rechazó el travestismo del ritual pagano, y no se refiere solo a vestirse ropas de dudosa sexualidad sino, especialmente, a la conducta ambigua del hombre al no asumir el rol que, en el culto, le corresponde.

Además, las Sagradas Escrituras, nos señalan que: “También privó a su madre Maaca de ser reina madre, porque había hecho un ídolo de Asera”.  Su madre no solo hizo una imagen, su acción implica la constitución de un ministerio femenino al considerar la adoración a una diosa femenina en búsqueda de la igualdad de géneros. Asa destruyó totalmente este tipo de conductas privando a su propia madre del estrado que ocupaba. La adoración de Asera se destaca por su sensualidad e involucra la prostitución ritual y la adivinación, y es base del engaño de la intromisión del feminismo en la iglesia. La adulación exagerada hacia las mujeres en los discursos de los promotores de esta ideología es la adoración de la feminidad en calidad de ídolo.

IGUALDAD DE GENÉRO EN EL MINISTERIO – JEZABEL Y ACAB

En el capítulo 16 del primer libro de Reyes encontramos a los máximos exponentes de este inmunda “ideología de género”, que pretenden: la “igualdad en la ministración espiritual” y el “equilibrio en el ejercicio del poder” entre el hombre y la mujer.  Por una parte está la “activista femenina”, Jezabel la bruja fenicia, y por la otra su acompañante, el “pusilánime justiciero”, el rey Acab. “Justiciero”, porque pretende hacer “justicia” y liberar a la mujer del yugo discriminatorio que Dios ha le ha impuesto al excluirla de la dignidad de enseñar a los varones y ser cabeza del ministerio por el solo hecho de ser mujer.

Acab resolvió este “problemática” creando un sacerdocio para ella. De esta manera coexistían un sacerdocio masculino y un sacerdocio femenino. Los cuatrocientos cincuenta profetas de Baal y los cuatrocientos profetas de Asera que comían a la mesa de Jezabel (1ª R. 18:19). Estos últimos eran “enseñados” por Jezabel y estaban bajo su autoridad y su principal objetivo es la usurpación del sacerdocio y el poder, con la finalidad de perseguir y asesinar a los verdaderos profetas de Dios.

12

“Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor;…” (Ef. 5:22; Col. 3:18; Tito 2:5; 1ª P. 3:1)

“Jezabel” siempre se introduce en la iglesia como un “movimiento feminista” que reclama “su lugar dentro del ministerio”.  Opera, sacando a las esposas de la sujeción a sus maridos y se constituye en la líder del movimiento o “su pastora”, asumiendo como “jefa” y cabeza de ellas. Una vez que éstas han sido dominadas por las falsas enseñanzas de un falso ministerio de mujeres por mujeres y para mujeres, hará uso del poder que le confiere “Acab” (líder que ostenta la autoridad en la organización religiosa), para amenazar a los pusilánimes maridos de éstas, provocando la feminización de los esposos que entregan a sus mujeres y permiten ser enseñados y dominados por esta entidad.

LA IDEOLOGÍA DE IGUALDAD EN EL SACERDOCIO SE BEBE CON AUTOESTIMA

“Suaves palabras y lisonjas… cuya boca habla cosas infladas adulando a las personas” (Ro. 16:18; Judas 1:16)

Los argumentos utilizados por los enseñadores de esta falsa doctrina, están basados en dos  áreas:

a) la elevación de la autoestima de las mujeres que han sido “humilladas” y dejadas de lado por el sistema hétero-patriarcal y,

b) la recriminación a los hombres por la “injusticia” de privarlas del poder y la autoridad sobre la iglesia… cuando ellas han trabajado mucho más… y son mayoría en casi todas las congregaciones. Obispa Gloria Rojas: “El 80% de la membresía son mujeres. Sin embargo quienes lideran son varones”. (http://oge.cl/pastora-luterana-gloria-rojas-la-mujer-tiene-la-decision/ )

Dios, en su palabra ya había advertido de estas entidades, diciendo: “Porque tales personas no sirven a nuestro Señor Jesucristo, sino a sus propios vientres, y con suaves palabras y lisonjas engañan los corazones de los ingenuos.” (Ro. 16:18) “Estos son murmuradores, querellosos, que andan según sus propios deseos, cuya boca habla cosas infladas, adulando a las personas para sacar provecho.” (Judas 1:16).

EL LENGUAJE DE LA SERPIENTE ANTIGUA, “EL FEMINISMO”

 “… y con suaves palabras y lisonjas engañan los corazones de los ingenuos… cuya boca habla cosas infladas, adulando a las personas para sacar provecho.” (Ro. 16:18; Judas 1:16).

Y, de la verborrea que utilizan estos engañadores, podemos destacar como algunas de sus frases favoritas:

  • “conquistando nuestra victoria”
  • “eres un diamante pulido en las manos del maestro Jesús”
  • “mujer eres más valiosa que las piedras preciosas”
  • “nuestro inmenso valor, está basado en el precio en que fuimos compradas”
  • “un día Dios pensó en ti, y sabes… él te hizo única”
  • “no hay otra en la tierra como tú”
  • “tú eres su obra maestra, y te dio un valor único”
  • “eres una joya preciosa para Dios”
  • “eres una rosa preciosa del jardín de Dios”
  • “eres una mujer extraordinaria”
  • “tú eres incomparable”
  • “levántate y resplandece, porque tu amanecer hoy ha llegado”
  • “nosotras también tenemos derecho”
  • “Deborahs gobernando bajo el poder de Dios”
  • “el reino de Dios ha llegado a nosotras”
  • “diseñadas para reinar” (Kriss Valloton)
  • “princesas de Dios, nacidas para reinar” (http://mujeresunidasinternacional.org/soy-princesa-de-dios.php)
  • “fuimos creadas para grandes cosas”
  • “tú eres capaz, tu puedes”
  • “que nadie te diga que no sirves”
  • “no tienes que cambiar, eres perfecta”
  • “hechas a imagen y semejanza de Dios”

“…sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo.” (Is. 14:14)

Aquí estamos en presencia de la mujer extraña, que halaga con sus palabras (Prov. 2:16), “porque los labios de la mujer extraña destilan miel, y su paladar es mas blando que el aceite” (Prov. 5:3), “que ablanda sus palabras… con atavío de ramera y astuta de corazón (Prov. 7:5,10), y fosa profunda es su boca (Prov. 22:14)

13

¿Ha oído alguna vez tanta zalamería, no desearán vomitar con tanto empalago? ¿No se atragantan con tal adulación y glorificación así mismas? ¿Puede alguien vestirse con esta falta de pudor, soberbia, ostentación y arrogancia, y decir que da cumplimiento a la ordenanza divina, que dice?: “Vuestro atavío no sea el externo de peinados ostentosos, de adornos de oro o de vestidos lujosos, sino el interno, el del corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios. Porque así también se ataviaban en otro tiempo aquellas santas mujeres que esperaban en Dios, estando sujetas a sus maridos; como Sara obedecía a Abraham, llamándole señor” (1ª P. 3:3-6)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Además, dice el Espíritu Santo: “Asimismo que las mujeres se atavíen de ropa decorosa, con pudor y modestia; no con peinado ostentoso, ni oro, ni perlas, ni vestidos costosos, sino con buenas obras, como corresponde a mujeres que profesan piedad.” (1ª Ti. 2:9-10) Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia;…” (Col. 3:12); sin embargo, las feministas seudo cristianas se visten así mismas y a sus seguidoras sin decoro alguno, ostentando “sus grandezas”, lejos de la humildad requerida por el Espíritu Santo y, sin ninguna modestia se auto adulan sin ningún pudor hasta el colmo, cual pavos reales hace gala de sus “virtuosas personas”, se creen el sello de la perfección, su extravagancia llega al ridículo.

A pesar de la evidente vanagloria y soberbia y falta total de modestia, estas expresiones son la carnada en el anzuelo del engaño para que las mujeres se traguen la mentira y abandonen su posición y asuman otra donde, supuestamente, se “liberarán” de la discriminación de un dios masculino. “Ellas” no aceptarán de ninguna manera a un Dios que las considere pecadoras y que, simplemente, “ha mirado la bajeza de sus siervas”, no… ellas declaran: ¡SOY VIRTUOSA!

“Igualdad en el ministerio”

Acab, como esposo, fue un degenerado que permitió que su mujer se pervirtiera, que se auto confiriera un grado ministerial (profetisa), y que enseñara y sedujera a los siervos de Dios a fornicar y a comer cosas sacrificadas a los ídolos (Ap. 2:20). Además, le otorgó autoridad entregándole el sello real, poder que ésta utilizó para asesinar a Nabot de Jeezreel (el brote que Dios ha plantado) para arrebatarle su viña y persiguiera a Elías y asesinara a los verdaderos profetas.

CAMBIO DE ROLES – ¡ES CONTRA NATURALEZA!

¡Hermanos en Cristo!, la organizaciones religiosas han sucumbido ante el feminismo y están transitando, por lo que estiman, una vereda más “justa e inclusiva”. Frente a esta turbación, el Espíritu Santo nos revela, por medio de su palabra, lo que está ocurriendo frente a nuestros ojos, diciendo: “pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza, y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío.” (Ro. 1:26-27). Porque las Sagradas Escrituras no se refieren en estos versos solo a los que mancillan la carne, sino a los que no guardan su dignidad y que abandonan su propia morada y se envilecen profanando las cosas espirituales.

Los hombres dejan el uso natural de la mujer cuando permiten que ellas asuman el rol del varón en el ministerio, “pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza,…” (Ro. 1:26), dejándolas pervertirse en la presencia del ALTÍSIMO. No es natural, hermanos en Cristo… ¡es contra naturaleza! Y esta conducta traerá consecuencias nefastas: “Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen.

Los líderes que permiten ésta inmundicia serán estregados a los deseos de sus mentes, el freno de Dios no operará en ellos, “Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido. Profesando ser sabios, se hicieron necios,…”

Los hombres dejan el uso natural de la mujer cuando permiten que ellas asuman el rol del varón en el ministerio, “pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza,…” (Ro. 1:26)

“y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer…” Los hombres se sodomizan cuando, abandonando la posición que en el ministerio les corresponde, ceden la dirección y los púlpitos a las mujeres, asumiendo una condición femenina (1ª Co. 6:9) ¡Cambio de roles! y, para colmo, jactándose y deleitándose entre ellos de los logros y avances obtenidos en el terreno de la “igualdad de género”. “Necios… quienes habiendo entendido el juicio de Dios, que los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también se complacen con los que las practican”. El liderazgo se ha afeminado.

“Necios… quienes habiendo entendido el juicio de Dios, que los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también se complacen con los que las practican”.

LA AGENDA DE AQUELLOS QUE PERMITEN QUE SUS MUJERES CAMBIEN EL USO NATURAL POR EL QUE ES CONTRA NATURALEZA

A la luz de las Sagradas Escrituras y, por supuesto, en conformidad con los hechos observados en la historia de la iglesia, no es complejo saber cuáles son los pasos y las consecuencias de la pérdida del uso natural de la mujer:

  1. Abandonaron la inerrancia de las Escrituras (Contexto histórico, “la lógica”, reinterpretaciones, nuevas versiones de la Biblia, interpretaciones subjetivas y culturales, historicidad, justicia social, etc.)
  2. Resolvieron “corregir” una discriminación bíblica machista en contra de la mujer.
  3. Abandonaron la enseñanza bíblica del varón como cabeza del hogar.
  4. Reconocieron el derecho de la mujer a la autoridad sobre el varón (Aprobada por “mayoría” de votos en sus estatutos)
  5. Aprobaron la ordenación femenina (Aprobada por “mayoría” de votos en sus estatutos)
  6. Énfasis a la enseñanza de igualdad de géneros (Congresos de Déboras)
  7. Falsa doctrina de la “ayuda idónea”, Falsa doctrina “nacidas para reinar”, Falsa doctrina “profetizas intercesoras”, etc.
  8. Exclusión de los pastores que se oponen a la ordenación femenina.
  9. Aprobación de la conducta homosexual como moralmente válida (Aprobada por “mayoría” de votos en sus estatutos)
  10. Aprobación del matrimonio homosexual (Aprobado por “mayoría” de votos en sus estatutos)
  11. Aprobación de la ordenación homosexual (Aprobada por “mayoría” de votos en sus estatutos)
  12. Ordenación de ministros homosexuales en altos cargos de las denominaciones, que conviven con sus “parejas gays” (Aprobada por “mayoría” de votos en sus estatutos).
  13. Aceptación de “modificaciones” en las Sagradas Escrituras para una “mejor interpretación”, con la aparición de las llamadas biblias en lenguaje Neutral. La biblia femenina o “La biblia en un lenguaje más justo” (Confeccionada por la iglesia evangélica alemana, bajo la premisa: Dios también es femenino y que cada vez tiene mas aceptación. (Son falsas biblias)

La “sodomización” del pensamiento es producto lógico del feminismo pues, éste afirma que las personas no nacen ni hombre ni mujer, sino que, al pasar el tiempo, cada individuo es libre de vivir su sexualidad como le de la gana, al margen de su conformación biológica (cerebral, hormonal, genética, etc.), argumentando que el género es un concepto cultural y no natural. Incluso, afirman, que un individuo pudiese nacer en un cuerpo equivocado, lo que denominan “trans”.

UN SODOMITA ES UN CIUDADANO DE SODOMA, MAS ALLÁ DE SU SEXUALIDAD

Sodomita es un término que designa a una forma de sociedad o cultura; no es sólo sinónimo de homosexual en sentido práctico, sino que se refiere a la mente de un ciudadano de Sodoma, que es el equivalente a un “open mind” actual. Y La iglesia organizada, como Lot, “…fue poniendo sus tiendas hasta Sodoma” (Gn. 13:12) al adoptar como suyo este “sentir”, actuando con ambigüedad en el área espiritual no reconociendo las diferencias entre hombre y mujer, conforme al rol que Dios otorgó a cada uno, y permitiendo que la mujer asuma el rol del varón y, por otra parte, el hombre adopte una conducta afeminada al sujetarse a su mujer (1ª P. 3:5) e inclinarse y bajar de su estrado. Los líderes de la iglesia organizada se han tornado en ciudadanos de Sodoma.

Sodomita es un término que designa a una forma de sociedad o cultura; no es sólo sinónimo de homosexual en sentido práctico, sino que se refiere a la mente de un ciudadano de Sodoma.

Así, las organizaciones religiosas pregonan con sus hechos que no existe tal concepto de hombre y mujer, por lo tanto, cada individuo en la congregación elegirá el rol que desempeñará en su ejercicio espiritual, no conforme a Dios sino conforme a su capricho. De este modo, también, entregan a sus niños y jóvenes a la ambigüedad sodomita. No es de sorprender la preocupación actual de la iglesia por la proliferación de homosexuales, lesbianas y, en general, ambigüedad sexual en el carácter de sus jóvenes. “Lo que siembras, también segarás”.

“Este pensamiento tiene graves consecuencias ya que “una persona de cualquier edad, supuestamente, puede cambiar su identidad o su orientación sexual a lo largo de la vida. Bien por elección, bien por educación o influencia de otros”. Con el adoctrinamiento que impulsan sus promotores, se explica que “cambiar de género” es una opción más como cualquier otra. Esta ideología “carece de base científica” al tiempo que niega el hecho de que “la identidad sexual de las personas está definida desde el nacimiento” cuando en realidad “las diferencias entre hombre y mujer son muy claras y se reflejan en la experiencia cotidiana. Pretende hacer creer que la elección del género (desligando la naturaleza biológica del ser humano) es un acto libre, ya sea dentro del comportamiento heterosexual, homosexual, lésbico o bisexual, negando, así, la naturaleza humana, usando un lenguaje subrepticio y eufemístico para habituar a las personas a pensar como ellos.”

“No vestirá la mujer traje de hombre, ni el hombre vestirá ropa de mujer; porque abominación es a Jehová tu Dios cualquiera que esto hace.” (Dt. 22:5)

20

Los actos de perversión sodomita que hombres y mujeres practican son consecuencia del abandono de los roles que a cada uno impuso Dios y, sin lugar a dudas, analicemos nuestra sociedad y veremos que va rumbo a un abismo de ambigüedad, corrupción, tinieblas y finalmente… destrucción. “y si condenó por destrucción a las ciudades de Sodoma y de Gomorra, reduciéndolas a ceniza y poniéndolas de ejemplo a los que habían de vivir impíamente,…y mayormente a aquellos que, siguiendo la carne, andan en concupiscencia e inmundicia, y desprecian el señorío.” (2ª p. 2:6 y 10)

¡Cuanto más horrendo será el devenir de la iglesia organizada que permite que sus mujeres cambien dentro del ámbito divino su uso natural por el que es contra naturaleza, otorgándoles una autoridad que Creador no les ha conferido, y los hombres sabiendo que los que practican tales cosas son dignos de muerte no solo las hacen, sino que se complacen con los que las practican!

Las escrituras nos revelan que “… los ángeles que no guardaron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada, los ha guardado bajo oscuridad, en prisiones eternas, para el juicio del gran día; como Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas, las cuales de la misma manera que aquéllos, habiendo fornicado e ido en pos de vicios contra naturaleza, fueron puestas por ejemplo, sufriendo el castigo del fuego eterno. (Judas 1:6-7). No obstante, de la misma manera también estos soñadores mancillan la carne, rechazan la autoridad y blasfeman de las potestades superiores.” (Judas 1:8)

“Los liberales y progresistas líderes” de la iglesia organizada han dividido el cuerpo de Cristo en un monstruo de dos cabezas, una masculina y otra femenina. Las mujeres se organizan y administran en forma independiente de los hombres y, éstos últimos permiten que éstas desarrollen sus actividades en forma separada, especialmente el adoctrinamiento, donde las mujeres reciben una enseñanza de carácter femenino; estos soñadores mancillan la carne, rechazan la autoridad y blasfeman de las potestades superiores.” (Judas 1:6-8)

Es tal el engaño de esta ideología de “igualdad en el ministerio” que no es extraño escuchar, en estos “eventos feministas cristianos”, como las líderes se manifiestan con vehemencia en contra de “la ideología de igualdad de género” El feminismo (con su disfraz cristiano de “ministerios femeninos”) es la base teórica de la ideología de género. ¡No hay nada más incoherente que la manifestación en contra de la ideología de igualdad de género, proclamada en un “evento feminista”!. Es una paradoja.

Queremos acotar que un movimiento feminista cristiano… también es una paradoja. Si es feminista, no es cristiano.

21

No hay nada más incoherente que la manifestación en contra de la ideología de igualdad de género, proclamada en un evento feminista. Es una paradoja.

¿Es divina esta ideología de igualdad de género? ¿Es cierto que las mujeres son víctimas de un sistema bíblico hetero-patriarcal basado en una cultura judeo-cristiana? ¿Deben los líderes buscar la equidad en el ministerio? Juzgad vosotros mismos: ¿Es propio que la mujer ore a Dios sin cubrirse la cabeza? (1ª Co. 1:13)

“Hay conjuración de sus profetas en medio de ella, como león rugiente que arrebata presa; devoraron almas, tomaron haciendas y honra, multiplicaron sus viudas en medio de ella. Sus sacerdotes violaron mi ley, y contaminaron mis santuarios; entre lo santo y lo profano no hicieron diferencia, ni distinguieron entre inmundo y limpio; y de mis días de reposo apartaron sus ojos, y yo he sido profanado en medio de ellos.” (Ez. 22:25-26)

Hermanos en Cristo, el Espíritu Santo ha decretado:

“Como en todas las iglesias de los santos,
vuestras mujeres callen en las congregaciones;
porque no les es permitido hablar, sino que estén sujetas, como también la ley lo dice.
Y si quieren aprender algo, pregunten en casa a sus maridos;
porque es indecoroso que una mujer hable en la congregación.
La mujer aprenda en silencio, con toda sujeción.
Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio.”
(1ª Co. 14:33a-35; 1ª Ti. 2:12)

“Con todo eso, si alguno quiere ser contencioso, nosotros no tenemos tal costumbre, ni las iglesias de Dios.” (1ª Co. 11:16)

Escribo estas palabras para que el pueblo de Dios pueda abrir sus ojos y apercibirse del engaño y, además, con el sentimiento de agradar a mi Dios y poder, en mis oraciones, exclamar, como lo hizo Nehemías: “Acuérdate de mí, oh Dios, en orden a esto, y no borres mis misericordias que hice en la casa de mi Dios, y en su servicio. También por esto acuérdate de mí, Dios mío, y perdóname según la grandeza de tu misericordia. Acuérdate de mí, Dios mío, para bien.” (Neh. 13:14,22 y 31)

“Así ha dicho Jehová: Ponte en el atrio de la casa de Jehová, y habla a todas las ciudades de Judá, que vienen para adorar en la casa de Jehová, todas las palabras que yo te mandé hablarles; no retengas palabra. Quizá oigan, y se vuelvan cada uno de su mal camino, y me arrepentiré yo del mal que pienso hacerles por la maldad de sus obras.” (Jer. 26:2-3)

POR LA DEFENSA DE LA VERDAD – IGLESIA DIOS PROVEERÁ

Obispo Carlos San Martín 1671, Independencia – Santiago de Chile.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s