2 Corintios 1:12 La Conciencia

Cuando Martín Lutero ante la dieta de Worms se le exigió retractarse de todo lo que él había escrito así dijo: “Si no se me convence mediante testimonios de la Escritura y claros argumentos de la razón – porque no le creo ni al papa ni a los concilios ya que está demostrado que a menudo han errado, contradiciéndose a sí mismos -, por los textos de la Sagrada Escritura que he citado, estoy sometido a mi conciencia y ligado a la palabra de Dios. Por eso no puedo ni quiero retractarme de nada, porque hacer algo en contra de la conciencia no es seguro ni saludable. ¡Dios me ayude, amén!”. Sigue leyendo

2 Corintios 1:3-7 Consuelo en la aflicción

En tiempos de sufrimiento, la mayoría de nosotros nos inclinamos pecaminosamente a pensar tan sólo en nosotros mismos y olvidamos a los demás. Nos olvidamos hasta de Dios causa de nuestro dolor y el Espíritu Santo sabiamente anima a los Corintios a salir de ese peligro. En los versículos 3 al 11 encontramos tres verdades que siempre deben permanecer en la mente y el corazón del creyente en medio del sufrimiento, sin importar de la índole que sea. Estas verdades nos ayudarán a superar la aflicción. Son verdades sólidas de la escritura que nosotros, debido a nuestra naturaleza caída y debilitada, perdemos de vista en medio del dolor. Sigue leyendo

2 Corintios 1:8-10 Consuelo en la aflicción (segunda parte)

 “Sobre llevo una aflicción de espíritu  tan aterradora, que espero que ninguno de  ustedes jamás padezca este dolor que  siento yo”, estas palabras fueron pronunciadas por el conocido predicador  Charles Spurgeon, conocido también, como el príncipe de los  predicadores,  también otro hombre al que  solían llamar el más grande predicador  en el mundo de habla inglesa el doctor  John Owen en cierta oportunidad  afirmó “a ustedes les parece que no tengo  mis altibajos y que disfruto de un  constante progreso espiritual con gozo y  ecuanimidad ininterrumpida, de ninguna  manera  en ocasiones me siento desalentado por  completo y todo me parece ser de lo más  sombrío”,  no nos sorprende entonces cuando leemos  que el apóstol Pablo dice que fuimos  abrumados sobremanera, más allá de nuestras fuerzas y que llegó incluso al  punto de perder la esperanza, de  conservar la vida a pesar de la firmeza  de sus convicciones, de la potencia de su  ministerio y de su carácter personal, el apóstol Pablo no era inmune a la aflicción propia de este  mundo caído y de aquellas que además nos  vienen a causa de nuestra fe por ser  cristianos,  nosotros tampoco somos inmunes así  hayamos sido reconciliados con el padre. Sigue leyendo

2 Corintios – Introducción

Después de la exposición de 1 de Corintios, vienen estas preguntas: ¿qué pasó con la iglesia?, ¿corrigieron el mal rumbo que llevaban o definitivamente se endurecieron en sus torpezas?. Sobre esta carta hay cosas tremendas, tiene enormes profundidades, ha sido descrita como la más reveladora del apóstol Pablo en lo personal,  pero también se ha dicho que es la carta olvidada del Nuevo Testamento, es una carta tan importante en su contenido que Pastores como John MacArthur se atreven a afirmar que “ninguna iglesia debería ordenar como ministro, a quien no haya leído esta epístola y los comentarios sobre ella”. Toda la escritura es la palabra de Dios, pero muchas veces nosotros en nuestra torpeza pasamos por alto la riqueza que Dios ha dejado para su pueblo, entonces es necesario antes de entrar en su exposición, hacer un recuento histórico sobre la iglesia de los Corintios hasta el momento preciso en que el apóstol Pablo escribe y envía la Segunda carta a Corintios.

Sigue leyendo