2 Corintios 3:7-11 Ministerio de muerte y condenación

Es probable que la mayoría de nosotros hayamos experimentado la frustración que se siente cuando intentamos hacer una tarea con una herramienta que no está diseñada para esa labor en particular en la que la estamos usando, todo se hace más difícil, nos vamos acalorando porque no logramos hacer que las cosas funcionen, nos lastimamos porque tenemos que hacer un esfuerzo mayor procurando inútilmente avanzar en la tarea, dañamos incluso lo que estamos tratando de hacer en nuestro intento torpe de realizar la tarea y hasta la misma herramienta que funciona de maravilla para otra labor (para la que fue diseñada) también termina estropeada, algo similar es lo que experimentan aquellos que en su intento de tener una relación con Dios y ser aprobados por Él (obtener salvación) al leer el antiguo pacto especialmente la ley de Dios y sus demandas, equivocadamente concluyen que es el cumplimiento de ellas, los mandamientos de Dios, las exigencias, los estatutos, las ceremonias, etc., concluyen erradamente que es el camino para ser aprobados por Dios para ser salvos, para abrir las puertas de la vida eterna y seguro que como la ilustración que cité, experimentarán la frustración de hacer uso de algo para lo que no fue diseñado.

La escritura es muy clara al respecto, la palabra del Señor dice: ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de Él, Gálatas 2:16 16 “Sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino por la fe de Jesucristo, nosotros también hemos creído en Jesucristo, para ser justificados por la fe de Cristo y no por las obras de la ley, por cuanto por las obras de la ley nadie será justificado”, cuando la biblia dice justificado y que no es por la ley que alguien es justificado, justificado es una expresión teológica, que quiere decir; cuando Dios te ve, te mira, te aprueba, te justifica, te declara inocente y merecedor del cielo, sí alguien al leer el antiguo testamento; con sus demandas, con sus órdenes, con sus mandamientos, con sus ceremonias, considera que ese es el camino para ser salvo, mal entiende y usa algo para lo que no fue diseñado. Nadie por medio de la obediencia, nadie por medio de la observancia de la ley, de sus ceremonias, de sus celebraciones, de las restricciones, NADIE va a ser salvo, justificado, aprobado por Dios para salvación, obviamente esto no es un impulso a vivir una vida disoluta, pero no es el camino, no fue ese el diseño de Dios en el antiguo pacto de la ley.

La iglesia de Corinto para el momento en que el apóstol Pablo les envía esta carta, ya ha atravesado un proceso bien doloroso en su relación con él; la inmadurez de muchos de sus miembros, la inmoralidad que aún arrastraban, la falta de amor entre los hermanos, el abuso y la tergiversación de los dones espirituales, la resistencia a ejercer disciplina eclesiástica y otro tipo de problemas morales sumados a un enfrentamiento incluso por algunos de sus miembros que al parecer impugnó la autoridad apostólica de Pablo desautorizándolo sin que la iglesia hiciera nada, casi lleva a esta iglesia a una ruptura con la autoridad apostólica de Pablo con todo lo que ello implicaría, pero al momento en que esta segunda carta es enviada por la gracia de Dios la iglesia ya ha entrado en razón; arrepentida, avergonzada y adolorida por su torpeza, ha manifestado nuevamente su afecto, su solicitud y su sujeción al apóstol Pablo y a su autoridad que le fue delegada por Cristo mismo.

El apóstol Pablo sabe que aún hay unos pocos dan oído a los que tratan de hacer el mal en medio de las iglesias y aunque las noticias son las mejores el apóstol Pablo no pierde la oportunidad para advertir sobre estos falsos maestros, hombres que se presentaban como cristianos pero que pervertían el evangelio, distorsionándolo porque enseñaban que además de la fe (la confianza que se debía depositar en el Señor Jesucristo, en su persona, en su obra redentora para salvación), ellos decían falta una cosita; los creyentes deben cumplir la ley, sus demandas para ser verdaderamente salvos.

Estos falsos maestros judaizantes de los que el apóstol Pablo se está refiriendo aquí particularmente en 2ª de corintios, intentaron minar la autoridad apostólica de Pablo, difamándolo con el propósito de una vez minada su autoridad, ellos mismos atribuírsela y así poder introducir su falsa doctrina.

En estos versos del 7 al 11 el apóstol continúa haciendo una defensa de su ministerio, de su autoridad, para proteger la integridad de su mensaje “el evangelio” y como lo ha venido haciendo por medio de contrastes entre su labor como ministro de un nuevo pacto y los que tratan de impartir un mensaje sobre un pacto que no fue dado por Dios como el camino para la salvación.

Esto no se trata solamente de los corintios, de Pablo y de los falsos maestros judaizantes, esto se trata de todo aquél que sabiendo que debe estar a cuentas con Dios abre la biblia, lee el antiguo testamento o escucha a alguien sobre el antiguo testamento y lo usa para lo que no fue diseñado; “no hagas esto, no hagas aquello, cumple esto, yo soy más bueno que malo” pero finalmente te presentaras como en una especie de balanza cósmica y por tus buenas obras y esfuerzos el cielo te será abierto, pero déjame decirte aún sí cumples la ley para ser salvo, no podrás, así es no podrás como cuando uno trata de hacer una labor con una herramienta que no fue diseñada para ello, te frustrarás, tendrás que esforzarte más habrá momentos de desesperación y muy probable habrá un momento donde digas simplemente no puedo o probablemente tomes otro camino y pondrás una máscara de hipocresía, de cumplimiento pero en el fondo sabrás que jamás lograrás alcanzar los estándares de un Dios Santo y la razón es esta, porque el pacto de la ley no fue dado por Dios para tener una relación con Él en la que seas aprobado y salvo.  Sí tú que estás leyendo ahora crees que ser cristiano es ser bueno y con eso eres salvo, tú no has entendido el evangelio.

El apóstol Pablo entonces haciendo una defensa de él como ministro del nuevo pacto frente a estos ministros de un pacto antiguo (pero mal interpretado).

Vemos se ve en la expresión que utiliza con respecto al antiguo pacto de la ley, le llama el ministerio de muerte  “Y si el ministerio de muerte grabado con letras en piedras”, no queda duda que aquí Pablo se refiere a la ley de Dios dada en el antiguo pacto a Moisés en el monte Sinaí y no hay dudas de ello porque lo que a continuación sigue que ya vamos a ver va a ser un recuento de lo que dice un texto clave en el estudio de esta segunda carta de corintios que es éxodo 34:29-35 aquí se cuenta como Moisés ha bajado del monte con un segundo juego de tablas donde ha escrito la ley dada por Dios, pero nosotros no podemos perder de vista el temible contexto de este evento ¿cuál es el contexto?, acaban de morir 3000 personas del pueblo por el juicio de Dios, ¿a causa de qué?, a causa de transgredir el pacto, inmediatamente después de haber sido proclamado por Dios de una manera gloriosa, en un monte ardiendo en llamas, en fuego, oscuridad, humo, rayos, la voz de Dios estableciendo su pacto con el pueblo y subiendo Moisés para recibir la consignación de ese pacto en las tablas de la ley, allí casi inmediatamente el pueblo se ha levantado un becerro de oro para adorar, ofendiendo el honor de Dios y a la primera oportunidad trasgredieron el pacto horriblemente.

Se refiere entonces cuando Pablo dice si el ministerio de muerte grabado con letras en piedras, a la ley dada en el antiguo pacto y ¿por qué se refiere así el apóstol Pablo del ministerio de muerte?, cuando vemos el contexto podemos entender que allí al pie del monte Sinaí, la santa ley de Dios dio evidencia de la condición caída, incapaz, pecaminosa de todo ser humano, la imposibilidad de cumplir la ley de Dios y la justa retribución de Dios a causa del pecado, y no porque la ley moral de Dios (los 10 mandamientos y todo lo que de allí deriva), sea mala, ella es santa, es buena, es perfecta, es espiritual,  lleva a que el hombre entienda su condición pecado, no es por la ley es porque el hombre está en una condición de total incapacidad.

El apóstol Pablo veía el antiguo pacto con una perspectiva apropiada a diferencia de sus detractores los judaizantes legalistas, es por esto que se refiere a este antiguo pacto de la ley como un ministerio de muerte, porque la ley de Dios no salva a nadie, el camino de salvación no es obediencia a la ley, la ley de Dios tiene otro propósito y todo aquel que emprenda ese camino terminará frustrado como la ilustración que di, la ley lleva a las personas a ver su estado caído y la necesidad de un salvador, es por esto que se llama el ministerio de muerte porque da el dictamen justo y verdadero de la condición de todo ser humano y aunque esto (ministerio de muerte ) suene muy fuerte para referirse a la ley de Dios, no es por la ley misma el apóstol Pablo inspirado por el Espíritu Santo afirma que es santa, justa, buena y espiritual, quisiera que quedara en claro que no estoy minimizando la ley de Dios o renegando de ella, mi propósito es que usted pueda entender cuál verdaderamente es el camino de salvación, aunque usted lea en la biblia, en el antiguo testamento “hace esto y vivirás”, esa no es la provisión dada por Dios para que sea salvo, “hace esto y vivirás” es que tú no lo puedes hacer, estás muerto. Pero el paso necesario para entender su condición como no creyente para que sepas la necesidad del verdadero camino de salvación, Romanos 7:12 dice “De manera que la ley a la verdad es santa, y el mandamiento santo, justo y bueno”, v14a “Porque sabemos que la ley es espiritual” pero cuál es nuestra condición?, natural carnal, una naturaleza pecaminosa a causa del pecado y el final del v16 dice “apruebo que la ley es buena”.

Así que cuando el apóstol Pablo dice al referirse a la ley de Dios como “el ministerio de muerte”, no es por la ley en sí misma, es la condición caída de la raza humana por el pecado, lo que la ley de Dios señala y sentencia justamente, ese es su ministerio, este es el diseño de Dios por el cual la dio, señalar la condición del hombre, el hombre está muerto, destituido, separado de su hacedor que es la fuente de la vida a causa del pecado y aguardando un juicio final.

Usted escucha a las personas, su vecino tan ético, tan correcto, probablemente más que usted, pero que no vea una necesidad de salvación diciendo “¿Por qué?, “yo no mato, yo no robo, yo no adúltero”, pero cuando profundizamos en la ley moral de Dios en la boca de nuestro Señor Jesucristo, que dice “si tú te enojas contra tu hermano y le llamas tonto”, el fuego del infierno está preparado para ti, “yo no soy un adúltero” pero si tú has mirado a una mujer codiciándola ya eres un fornicario, este es el propósito de la ley, es el ministerio de muerte en el sentido que da un dictamen claro de la condición de todo ser humano culpable merecedor del juicio y como en la práctica de la medicina jamás podrá alguien tener la respuesta correcta a su enfermedad, si primero no hay un buen dictamen de qué es lo que tiene.

El hombre no está enfermito, el hombre no necesita corregir algunos vicios, el hombre no necesita simplemente dejar de decir groserías y cantar alabanzas, el hombre necesita que le saquen de la muerte y la ley fue diseñada por Dios con ese propósito, da el dictamen verdadero ¡ESTAS MUERTO!  y es el primer paso para guiarlo a aquello que fue dado por Dios para salvación.

Aunque el apóstol Pablo hable del antiguo pacto, de la ley como el ministerio de muerte, realmente la ley de Dios cumple su papel importantísimo, vital en el plan redentor, en el evangelio, porque evidencia la condición caída, pérdida, deplorable del hombre y le muestra su necesidad de un salvador, gálatas 3:22-24 “Mas la Escritura lo encerró todo bajo pecado”, está hablando específicamente de este aspecto de la ley de Dios, la escritura lo encerró todo bajo pecado, allí está utilizando la figura como de un guardián que te encarcela “para que la promesa que es por la fe en Jesucristo fuese dada a los creyentes pero antes que viniese la fe”, hablando de Cristo Jesús, “estábamos confinados otra vez un estado de prisión bajo la ley, encerrados para aquella fe que iba a ser revelada” v-24 “de manera que la ley ha sido nuestro ayo”, nuestro maestro de niños, nuestra guía, ¿para qué la ley entonces? ¿qué ministerio cumple la ley?, un ministerio de muerte, en este sentido de señalar la condición del hombre, ¿para qué?, para “llevarnos a Cristo a fin” con el propósito “de que fuésemos justificados por la fe”, de que cuando Dios te vea diga, eres inocente, eres merecedor del cielo y tú te digas pero no es verdad yo peco y me duele ante Dios y yo no hago todo el bien que podría hacer, aún me veo que no llenó los estándares y la buena noticia es que la ley una vez hablada a ti por la palabra y por la acción del Espíritu Santo y tú entiendes que esa es tu condición, que es tu ayo, tu guía, que te lleva como un niño de la mano a Cristo y cuando tú confías en Él como el puente, no en tus buenas obras, no en tu capacidad de cumplir la ley, porque no la tienes, entonces eres justificado, esa es la respuesta de Dios, así lo ha prometido, la respuesta que tiene para ti;  aprobarte, justificarte, perdonarte, olvidar tus pecados, darte su Espíritu Santo y asegurar vida eterna, cuando confíes plenamente en Cristo Jesús, en su obra, en que murió en la cruz pagando los pecados, que vivió la vida perfecta y cumplió la ley como tú nunca podrás.

Para esto es la ley, usarla de una manera incorrecta no solamente te va a frustrar, te va a guiar por un camino donde crees que te conduce al cielo y te hallarás frente a Dios confiando en tus propias justicias y serás hallado faltante.

Ahora el antiguo pacto de la ley no solo es el ministerio de muerte en este sentido que por cierto es un sentido glorioso, a veces un dictamen que a uno le da no es lo que uno quiere oír pero uno sabe que es lo mejor que le pudieran decir, saber exactamente qué es lo que pasa para tomar las acciones al respecto si hubiera lugar, el antiguo pacto de la ley no sólo es el ministerio de muerte en este sentido que es glorioso, sino que puede ser un ministerio de muerte en este sentido negativo, si es promovido como lo estaban haciendo los judaizantes los legalistas y aún hace muchos hoy, ignorantemente, o con otros propósitos sembrado en los oídos y en los corazones como que ese es el camino, pero lo que están sembrando es muerte en aquellos que dan oído a este error, porque ese no es el camino, es hacer uso de algo para lo que no fue dado.

El apóstol Pablo dice Porque todos los que dependen de las obras de la ley están bajo maldición, pues escrito está: Maldito todo aquel que no permaneciere en todas las cosas escritas en el libro de la ley, para hacerlas, por eso puede ser un ministerio de muerte a los que por ignorancia torpemente o por inclinación de méritos humanos que el hombre natural no se resiste a dejarlo, “yo tengo que hacer algo por mí mismo para salvación”, finalmente serás conducido a la muerte, porque es un camino imposible John MacArthur dice al respecto “pero  quienes se apoyan en la ley para la salvación, ésta tiene un ministerio de muerte”, todo aquel que no ha entendido el evangelio, todo aquel que cree que el cristianismo es un esfuerzo por ser bueno, ese es el resultado de una vida por el poder del Espíritu Santo ya con una seguridad de la salvación, por la obra de Cristo, no la mía, como un resultado de amor, como lo que anhelamos, como un deseo y una capacitación que Dios nos ha dado para vivir para su gloria, pero seguros en la obra de Cristo.

El apóstol Pablo no desconoce la gloria, la belleza, la magnificencia de la ley en el antiguo pacto porque la ley de Dios, es una manifestación del carácter santo de Dios, cuando Dios en sus diez mandamientos y en todo el antiguo pacto establece lo que agrada y lo que no agrada lo que está mostrando es su santidad, su rectitud, su justicia, esa es la gloria de la ley en el antiguo pacto, y para ilustrar esa gloria el apóstol trae un evento conocido en la historia del pueblo de Israel el versículo 7 “y si el ministerio de muerte fue con gloria tanto que los hijos de Israel no pudieron fijar la vista en el rostro de Moisés a causa de la gloria de su rostro”, la luz de la gloria de Dios, la manifestación de la santidad de Dios en su ley, se reflejaba visiblemente en la cara de Moisés de tal manera que nos cuenta el éxodo que el pueblo tuvo miedo y no lo quería mirar a la cara y que Moisés llama a Aarón, a los príncipes y después se acercara a todo el pueblo pero es importantísimo lo que dice allí éxodo 34:32 que cuando ellos se acercan con su rostro resplandeciente, les manda reiterándoles todo lo que Jehová había dicho en el monte Sinaí y esto es bien significativo porque esa gloria manifestada en el reflejo de su rostro, es la gloria de la ley de Dios, que les produjo temor, el temor que debían tener, ¿cómo no iban a tener temor si acaban de ver morir a tres mil de sus hermanos por romper esa ley que ahora refleja su belleza y su gloria de manera manifiesta en el rostro de Moisés.

Para el verdadero creyente es gloriosa la ley de Dios, porque manifiesta lo perfecto, santo, recto, puro, justo de nuestro Dios, pero para todo aquel que no se halla resguardado bajo la cruz de Cristo y su santidad perfecta, que no ha sido justificado por la fe, la ley es temible, ¿quién se presentará a delante de Dios a justificarse por sí mismo?, ¿quién?, ellos temían y temían con justa razón, es gloriosa la ley en este sentido pero el apóstol Pablo la tiene la correcta dimensión pero a continuación señala que aunque el antiguo pacto de la ley fue dado en gloria, lo que se manifestó en el rostro mismo de Moisés la misma escritura muestra que era transitorio y temporal, v7 “si el ministerio de muerte grabado con letras en piedras fue con gloria, tanto que los hijos de Israel no pudieron fijar la vista en el rostro de Moisés a causa de la gloria de su rostro, la cual había de perecer”, tuvo un propósito en el plan de redención y cumple un propósito en la predicación del evangelio, pero la biblia nos habla de la temporalidad de ese antiguo pacto y lo dice cuando aún la gloria que se reflejaba luminosa en Moisés y eso fue glorioso pero había de perecer, muestra entonces que era algo transitorio, era algo que nos conducía a la conclusión del plan de redención de Dios, a Cristo, quienes ven entonces esa gloria manifiesta de la ley de Dios y tergiversan su propósito se frustraran al ver que sus demandas jamás podrán ser alcanzadas,     Heb. 8:6-9 “Pero ahora tanto mejor ministerio es el suyo (hablando de Cristo Jesús), cuanto es mediador de un mejor pacto, establecido sobre mejores promesas. 7 Porque si aquel primero (¿de qué está hablando?, de la Ley) hubiera sido sin defecto”, “¿cómo le dice al antiguo pacto defectuoso?, ¿Dios mío es real lo que leo?, primero me dicen que del antiguo pacto, la ley de Dios como el ministerio de muerte y ahora, que es defectuoso?”, ¿defectuoso en qué sentido?, en el  sentido del plan de redención en el que no da vida, tiene un propósito, señalar la condición del hombre, por la obra del Espíritu Santo hacerte entender de tu necesidad de un salvador, pero el antiguo pacto en sí mismo no cumple el propósito redentor, 7 “Porque si aquel primero hubiera sido sin defecto, ciertamente no se hubiera procurado lugar para el segundo” y cuando habla entonces allí de ese segundo es el nuevo pacto en Cristo Jesús, la salvación. No por el cumplimiento de “haz esto y vivirás”, esté otro pacto es bajo este primero, donde se te ha dicho no puedes, esta es tu condición, pero ese te guía como un propósito divino a un mejor pacto, al nuevo pacto a un pacto de gracia, ¿cuál es el?, entendiendo tu incapacidad mires a Dios hecho hombre, cumplidor perfecto de la voluntad de su Padre y pagando la paga del pecado del quebrantamiento de la ley de Dios que es eterna y ¿cómo lo consigues?, confiando, creyendo, esta es la gracia de Dios, este es el evangelio, es por esto que se le llama un mejor pacto, porque si aquí el primero hubiese sido sin defecto, ciertamente no se hubiera procurado lugar para el segundo, “Porque reprendiéndolos dice: He aquí vienen días, dice el Señor, En que estableceré con la casa de Israel y la casa de Judá un nuevo pacto; No como el pacto que hice con sus padres el día que los tomé de la mano para sacarlos de la tierra de Egipto; Porque ellos no permanecieron en mi pacto, Y yo me desentendí de ellos, dice el Señor”, v-13 muestra esa temporalidad  Al decir: Nuevo pacto, ha dado por viejo al primero; y lo que se da por viejo y se envejece, está próximo a desaparecer”,un comentarista dijo “cuando ya ha salido el sol, no se necesitan más las lámparas”.

ese antiguo pacto fue glorioso en el sentido ya explicado, 2 Cor. 3:8 dice “¿cómo no será más bien con gloria el ministerio del espíritu?”,  cuando leemos en la primera expresión del apóstol Pablo sobre la ley del antiguo pacto como el ministerio de muerte y ahora leemos la gloria, la gloria del ministerio del espíritu es imposible que nosotros no lo ligamos con el ministerio del Espíritu Santo que da vida, el apóstol Pablo entonces lo que está haciendo aquí en su defensa frente a los judaizantes, frente a los legalistas que están sembrando algo que suena biblia, que suena evangelio, pero que no lo es, empieza a argumentar de lo menor a lo mayor, Sí!, había gloria en la emisión de la ley que trajo muerte, pero cuanta mayor gloria hay en un ministerio que trae vida, el ministerio del Espíritu Santo en Cristo Jesús, es dar vida, Romanos capítulo 8 versículo 2 al 3 2 “Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte. 3 Porque lo que era imposible para la ley, por cuanto era débil por la carne”, la ley es perfecta, la ley es santa, la ley es buena, pero tú no por eso era débil, por eso era defectuosa cuando se entiende de manera errada con un propósito para el cual no fue dada, más que señalar la necesidad de un salvador, “Porque lo que era imposible para la ley, por cuanto era débil por la carne, Dios, enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne”, William Barkley dice “el nuevo pacto, la nueva relación que Jesucristo ha hecho posible entre Dios y nosotros, tiene un esplendor, una gloria mayor que no se desvanecerá jamás, porque produce perdón en lugar de condenación, vida en lugar de muerte”.

Entonces para qué sirve la ley Gálatas 3:19-21 “Entonces, ¿para qué sirve la ley? Fue añadida a causa de las transgresiones, hasta que viniese la simiente a quien fue hecha la promesa; y fue ordenada por medio de ángeles en mano de un mediador, 20 Y el mediador no lo es de uno solo; pero Dios es uno.21 ¿Luego la ley es contraria a las promesas de Dios? En ninguna manera; porque si la ley dada pudiera vivificar, la justicia fuera verdaderamente por la ley”, si la ley dada pudiera sacarte de su estado de muerte la manera en que Dios te aprobaría sería por el cumplimiento de la ley, pero la ley no fue diseñada por Dios para esto, es el ministerio glorioso de la aplicación de la obra redentora de Cristo, por el Espíritu Santo que aplica la salvación ganada por Cristo en el hombre que está muerto, te da vida.

Cuando la ley te muestra que estás muerto, entonces es el día más maravilloso de tu vida, es el día de tu salvación, porque no hay manera de venir a la vida si no entiendes que estás muerto, sí todavía sigues confiando en tus justicias, en tu ética, en tu bondad, en tu generosidad, en tu dadivosidad, en tu rectitud, todas nuestras justicias son como trapo de inmundicia para Dios, no alcanzan, no es la ley de Dios dada para el camino de salvación, es un ministerio de muerte, pero es dado el ministerio de vida del Espíritu Santo que si has entendido a esto vendrás a Cristo y ese ministerio glorioso y reiterado en el versículo 9 “Porque si el ministerio de condenación (¿cómo?, no solo muerte y ahora condenación) fue con gloria, mucho más abundará en gloria el ministerio de justificación”, el apóstol Pablo en su primer viaje misionero entra por las puertas de Antioquía de Pisidia para la sinagoga y dice esto Hechos 13:38-39 “Sabed, pues, esto, varones hermanos: que por medio de él se os anuncia perdón de pecados, y que de todo aquello de que por la ley de Moisés no pudisteis ser justificados, en él es justificado todo aquel que cree”, la ley fue escrita en piedra en el antiguo pacto que producía muerte y condenación tenía la gloria de Dios porque revelaba su naturaleza gloriosa, su santidad, su justicia y rectitud la obra de Cristo aplicada por el Espíritu Santo dando vida al que está muerto, abriendo sus ojos para que pueda entender su condición, dando vida a aquel que está muerto en delitos y pecados sacándolo de ese estado deplorable e incapaz escribiendo su ley en sus corazones, muestra a mayor plenitud la gloria de Dios en la faz de Jesucristo.

Alguien dijo la ley produce condenación y es el espejo que revela cuán sucios somos en realidad, pero no te equivoques no podemos lavarnos en el espejo, Warren W. Wiersbe dice “a los legalistas como a los judaizantes les encanta magnificar la gloria de la ley, que la tiene pero minimizan y tergiversan su propósito, la ley no puede justificar al pecador perdido, (gálatas 2:16), ni dar justicia al pecador (gálatas 2:21), ni dar el Espíritu Santo (gálatas 3:2), ni dar una herencia eterna (gálatas 3:18), ni dar vida (gálatas 3:21), ni dar libertad (gálatas 4:8), fue glorioso, cumplió un propósito pero cuanto más glorioso es el ministerio del espíritu que da vida, 2 Cor. 3:10-11 “Porque aun lo que fue glorioso (el antiguo pacto y su ley), no es glorioso en este respecto (en el de justificación en el de salvación), en comparación con la gloria más eminente ( hablando del nuevo pacto). 11 Porque si lo que perece (transitoriedad, temporalidad) tuvo gloria, mucho más glorioso será lo que permanece”, Juan 1: 14 a 17 4 “Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad. 15 Juan dio testimonio de él, y clamó diciendo: Este es de quien yo decía: El que viene después de mí, es antes de mí; porque era primero que yo. 16 Porque de su plenitud tomamos todos, y gracia sobre gracia. 17 Pues la ley por medio de Moisés fue dada, pero la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo”.

 

 

Preparado por hermanos de la Iglesia Dios Proveerá

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s